Bienvenidos los nuevos animales al Zoológico Nacional cubano

Recientemente nos convocó con mucha preocupación la creadora del proyecto Acualina, Ángela Corvea, ante el envío de animales desde Namibia a Cuba, una notable y variada donación que enriquecería nuestro parque nacional. En el debate participaron biólogos como ella y otros especialistas narrando sus experiencias y ofreciedo sus criterios aceca de la cuestión, con total buena voluntad.
Personalmente recordé cómo en los noventas había que echarle chorros de agua con mangueras a unos famélicos leones para que se irguieran y exhibieran delante de los visitantes. Y también me pregunté cómo humanamente podrían mantener a estos nuevos con vida y salud en un entorno donde a las personas nos cuesta muy cara la alimentación diaria, a pesar de los alimentos que subvenciona el estado cubano, pero que apenas alcanzan para las primeras semanas del mes, mediando bloqueo externo y corrupción interna, y esto no es pecado que no se conozca: se sabe que las madres cubanas somos magas en la cocina.
Nuestros criterios han levantado ciertas ronchas y prejuicios entre algunas personas, quizás mal intencionadas o irresponsables, y nos han tildado de todo menos de ecologistas, que creo sería el adjetivo justo.
Sin embargo, muy explícitas han sido las manifestaciones y evidencias de que “sí se puede”, así que no queda otra alternativa que confiar y desear lo mejor para esos animalitos, y que nuestros hijos puedan disfrutarlos llenos de salud y amor por largo tiempo. En el Zoo de 26 ya se han observado mejoras en su limpieza, alimentación (proceso del cual nos han permitido participar activamente) y condiciones de vida.
Pienso que siempre esta defensa debe ser bien permitida, porque, como me dijo mi hijo: “Si ellos no tienen boca para hablar, ¿quién los defiende, mami?”

Anuncios

De vacaciones… ¡al Zoológico!

 VenaditoEn este calurosísimo verano de Cuba, la visita al Zoológico de 26, ubicado en la Ciudad de La Habana, es una grata opción para toda la familia, por las oportunidades que ofrece a los pequeños de ver de muy cerca los animales, o como se dice popularmente usando el argot de los medios: en vivo y en directo.  El entusiasmo y el interés de los niños son tanto más grandes cuanto más pequeña sea su estatura. Ellos son quienes más disfrutan de este contacto con una hermosa naturaleza que acoge desde la entrada misma. Lee el resto de esta entrada »