Cuando un amigo se va.

Días tristes. Otra vez una mala noticia y otra vez el cáncer.
La enfermedad ha seguido siendo el Apocalipsis del mundo, con mayor peligro para los hombres, sobre todo jóvenes y fuertes, al menos aparentemente, pues son más reacios a asistir a consultas médicas y a reconocer que necesitan ayuda, por la siempre tozuda testosterona, una hormona que les hace creerse invencibles. Entonces lo que posiblemente pudiera atajarse a tiempo, se demora y al final, se precipita.
Los tratamientos contra la enfermedad son venenos: Taxol, Oxiplatino, Carboplatino. No hay otra forma menos cara y más efectiva hasta ahora, al parecer. No valen ensayos de dietas y gimnasias. Al ser una enfermedad inflamatoria, lo más lógico sería el reposo, pero ni así. Que si el agua, que si el ayuno, que si la fruta; nada vale salvo en casos excepcionales, cuando un potente sistema inmunológico ha dado su “paso al frente”, y entonces la cura se disfraza de milagro.
Sería bueno que todos nuestros hijos estudiaran Bioquímica para luchar juntos contra el mal de una vez y por todas. Porque de manera aislada nada se ha conseguido. Hacen falta todos los esfuerzos del mundo.
Y mientras, seguimos perdiendo amigos. Días tristes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: