Matriuskas de nuestra infancia

Obra de Lana Shislovskaya Wynne

Obra de Lana Shislovskaya Wynne

Durante la existencia de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), “ese país que ya no existe”, como dicen mis hijos, muchos niños cubanos teníamos el placer de interactuar con este singular juguete.

Eran Madrecitas, según caracteriza la propia palabra en la lengua eslava, y como tales, se guardaban una dentro de otra, desde las más enormes hasta las más pequeñitas.

Tenía una amiga que poseyó una vez hasta diez Matriuskas de una misma serie, y había quien las coleccionaba.

Otra creación de Lana Sh. Wynne.

Otra creación de Lana Sh. Wynne.

Como regalo de viajes, eran un encanto, porque no ocupaban tanto espacio al estar recogidas de esa especial manera. Existía una gran variedad de Matriuskas, en cuanto a su decoración y diseño, todas pintadas con lacas de vivos colores sobre la madera, ejemplo de una técnica de arte popular muy común y original -a la vez- en aquel país.

Aquí les presento imágenes que me regalaron vía correo electrónico, de una artista rusa que se dedica a recrear los más hermosos diseños de este tradicional y bello artefacto, que muchas personas mayores ponen en repisas como simple adorno, pero que a los más pequeños les maravilla y encanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: