Concierto anual de la Embajada de Hungría en Cuba y Exposición “Vida y obra de Franz Liszt”

Ignacio Cervantes

Ignacio Cervantes

Como cada año, la embajada de la República de Hungría en Cuba, nos ofrece un concierto con obras de grandes compositores húngaros, interpretadas por consagrados maestros y jóvenes talentos de la música cubana, evento iniciado en el año 2006, en ocasión del  aniversario 125 del natalicio de Béla Bartók; que continuó en el 2007 con Zoltán Kodály, también por el aniversario 125 de su nacimiento; en el 2008 celebramos un concierto dedicado a Franz Liszt y en el 2009 un compendio de los conciertos ofrecidos anteriormente más el dedicado a György Ligeti.

A partir de este año, y por el aniversario 200 de su natalicio, todos los conciertos tendrán una connotación especial, pues estarán destinados a homenajear la figura del más célebre compositor húngaro de todos los tiempos, Franz Liszt, acompañado por un compositor cubano, en un acercamiento musical entre ambas naciones. La parte cubana inicia con el más encomiable compositor cubano de todos los tiempos: Ignacio Cervantes.

También este año y como parte de la celebración por el Año Internacional de Franz Liszt, al finalizar el concierto, quedará inaugurada una exposición de carteles con la vida y obra de tan excelso maestro húngaro.

El acontecimiento ocurrirá mañana 25 de junio en la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís, en La Habana Vieja, a las 6:00 de la tarde, y he aquí el programa que ustedes podrán escuchar: 

De Franz Liszt

 Sueño de Amor                                                   Fidel Leal

Lied Erlkönig

 

Estudio de concierto El Suspiro                  Oscar Verdeal

Consolación Nº 2 en Re Bemol

Estudio no.2 en Mi b Mayor  Liszt-Paganini

  

Los funerales                                                   Lianne Vega

Estudio de Concierto Danza de los Gnomos

 

De Ignacio Cervantes

 12 danzas: Mensaje                                  Ulises Hernández      

El velorio

Picotazos

La celosa

Siempre si

Manuelita

No bailes más

Amén

Los tres golpes                              

La camagüeyana

Tres danzas a cuatro manos: Los delirios de Rosita

Los muñecos                         

 Esta invitación se la debemos a nuestro gran amigo Jorge Alomá Morgadanes, quien es el productor y director del espectáculo y nos ha hecho llegar muy amablemente el programa del mismo, del cual citamos sus palabras.

De Franz Lizst nos dice en el programa:

El precursor del recital para piano y, a través de sus numerosos discípulos y pianista, el más influyente del siglo XIX, nació el 22 de octubre de 1811 en Raiding cerca de Sopron y fue una de las personalidades más importantes de su tiempo. Aparte de sus logros como pianista y director, dio clases a más de cuatrocientos alumnos, compuso unas 350 obras y escribió o colaboró en ocho volúmenes en prosa, sin contar su correspondencia. Además realizó más de 200 paráfrasis y transcripciones de otros compositores para piano.

Fue uno de los innovadores de la armonía en el siglo XIX, sobre todo con el uso de complicados acordes cromáticos. También investigó nuevos procedimientos musicales con su técnica de variaciones temáticas, como se pude apreciar en la Sonata en si menor (1853); las sencillas notas del comienzo se van transformando para dotar a la obra del material temático necesario. Esta técnica y sus armonías cromáticas influyeron en Wagner y Richard Strauss. Sus composiciones para piano requerían una técnica difícil y revolucionaria que otorgó al instrumento un color y unas sonoridades completamente nuevas.

Respecto de nuestro Ignacio Cervantes, comenta:

Nació en la ciudad de La Habana el 31 de Julio de 1847. Niño prodigio recibió las primeras enseñanzas de piano con su padre, posteriormente con su tutor el compositor Nicolás Ruiz Espadero, y del compositor norteamericano Louis Moreau Gottschalk quien tuvo mucho que ver en su decisión de estudiar en el Conservatorio Imperial de Paris, donde obtuvo en 1866, el Gran Premio de Piano, siendo la obra de concurso en esa reñida lid el Quinto Concierto de Herz, donde el joven pianista no fue superado por ningún otro opositor. En 1868, Cervantes triunfó otra vez al alcanzar el Primer Premio de Armonía en el mismo Conservatorio, y si no logró el de Roma fue porque no pudo aspirar a él, debido a su condición de extranjero.

En casa de Rossini, en París, participó en los conciertos de música de cámara que allí se celebraban, honor incomparable al que aspiraban los jóvenes músicos. En Europa, Cervantes ofreció conciertos y acompañó al piano a cantantes de renombre, logrando la admiración de músicos connotados como Rossini. De regreso en La Habana en 1870, se vio envuelto en acusaciones y fue expulsado de la isla por ofrecer conciertos cuyo dinero recaudado pasaba a manos de los insurrectos. Se estableció en EE.UU. desde 1876 hasta 1879. Falleció el 20 de abril de 1905.

 Grandes y chicos están invitados. Nos vemos en la Basílica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: