¿Los hombres no lloran?

Los hombres no llorarán...¡pero yo soy un bebé!

Los hombres no llorarán...¡pero yo soy un bebé!

El domingo pasado fuimos al parque. Casi siempre nos encontramos con otros niños del barrio o de los alrededores, que comienzan a jugar juntos enseguida, aunque no se conozcan de antes. Uno aporta la pelota, otro los patines y alguien más una bicicleta, o suizas, o carriolas, y todos disfrutan de todo. Puede resultar muy agradable, salvo por determinados incidentes.
Esa mañana en el parque escuché a una madre reprender a su hijo porque sollozaba al haberse manchado de helado. Lo primero que le dijo fue: “Cállate ya, que los hombres no lloran”.
Nos quedamos horrorizados pues, en primera, el niño tendría unos 3 o 4 años, es decir, no era un “hombre” en modo alguno. En segunda, estaba manifestando una emoción, a lo cual tenía todo el derecho.
Para muchas familias cubanas, criadas por generaciones dentro de una tradición machista, el llorar es asunto prohibido si de hijos varones se trata. Esto puede llevar a crudos cuadros de frustración y emociones negativas contenidas por niños, adolescentes y hombres maduros.
Un tema controversial es el llanto en los varones, sea por felicidad o tristeza, por angustia, dolor, pena o todo lo contrario. Siempre es feo ver a un niño o niña llorón o llorona, pues tan dañino es en ambos, cuando se hace hábito por cualquier motivo nimio. Pero no depende del sexo el llorar, siempre que sea por una buena causa. El llanto, al igual que la risa, es la manera humana de expresar sentimientos o sensaciones. No permitir a nuestra hija o hijo que las exhiba, o abochornarlo por ello, crea personas reprimidas y desgraciadas que a su vez educarán a su descendencia con criterios estrechos y poco flexibles que van en contra de la confianza natural en una familia bien llevada.
Los "hombres" sí lloran.

Los "hombres" sí lloran.

Saber soportar la tristeza o la pena sin sollozos estrepitosos es algo que se enseña con paciencia y en dependencia de la edad del pequeño o la pequeña, para vivir en armonía con la sociedad. Buscar consuelo, comprensión y ayuda en otras personas, identificar cada sentimiento, creo debe formar parte de la educación hacia los hijos, sin violencias ni prohibiciones.

Los hombres sí lloran porque pueden sentir la misma emoción que las mujeres. No es un delito ni es cosa de flojos o cobardes. Pienso que no debemos quitar el derecho a nuestros niños de expresarse libremente. Defendamos las opciones de crecer con libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: