Depresión posparto: ¿qué hacer?

La depresión puede ocasionar un rechazo mutuo.

La depresión puede ocasionar un rechazo mutuo.

Algunas mujeres que acaban de dar a luz, son susceptibles de sufrir depresión. Sobre las causas y posibles soluciones de la llamada Depresión Posparto quisiera compartir algunas consideraciones.

Tuve una amiga que sufrió hondamente esta situación, hace ya algunos años. Su hijo,  un adolescente de 19 años  ahora, no quiere saber de hacer familia ni de tener hijos en el futuro, porque “parir le hace mucho daño a la mujer”. Su mamá siempre se consideró incapaz de atenderlo a pesar de lo mucho que lo deseaba antes del momento del alumbramiento. Los abuelos corrieron con la alimentación artificial del bebé y su cuidado, pues ella se negó a darle el pecho. Ciertamente sufrió ella, y lamentablemente trasnmitió ese sufrimiento a lo largo de la crianza del hijo. El padre ausente física y afectivamente, acentuó esta situación tan desagradable, de rechazo a la prole.

Pues no es lo mismo soñar con un hijo que la realidad de tenerlo. De un momento a otro se pasa de una etapa tranquila a una de ansiedades y desvelos. Si el pequeño o la pequeña no nacen saludables o con las características físicas que se sueña, todo empeora. Pues aunque parezca increíble, hay madres y padres que prefieren que su promesa tenga un sexo determinado o un color de pelo, o de ojos, a que nazca enteramente saludable.Son esos que, viendo un problema en el niño, lo justifican con cualquier cosa antes de investigarlo con especialistas. Luego son adultos con problemas.

Si se conoce poco de bebés, es decir, si se es primeriza, el desconcierto ante el nacimiento puede ser enorme, sobre todo si no se ha preparado previamente la mujer, y sí, hablo de estudio, investigación y de tratar de saber cómo colaborar mejor con los médicos para que todo sea más fácil, o menos difícil, según sea el caso.

 La primera etapa es donde la madre y el niño se reconocen mutuamente, y está llena de sorpresas. Cualquier llanto puede desesperar si no se conoce la causa del mismo, lo cual se aprende con mucha observación y con el paso del tiempo. La paciencia es lo más aconsejable, al decir de las abuelas, pues la prisa por adivinar la causa puede llevar a la frustración y luego a la depresión.

La depresión posparto abarca los primeros días o semanas después de dar a luz, y tiene como fundamento la dificultad de la madre para relacionarse con el bebé y la inmensa responsabilidad a la que se ve abocada, la cual por momentos se agiganta de manera exagerada para su percepción trastornada quizás por niveles alterados de ciertas hormonas o por traumas y prejuicios de la propia crianza.

Si la depresión posparto persiste tras el paso de la llamada “cuarentena”, debe acudirse a un especialista o sicólogo para consultar las medidas a tomar en cada caso. El apoyo incondicional y constante de la pareja y la familia es imprescindible para sobrepasar esta crisis que muy a menudo se presenta en las madres recién estrenadas. Pero la ayuda profesional es indispensable.

¡Salud y suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: