Rescate de un libro: “Ana y la Estrellita”.

"Ana y la estrellita", de Werner Heiduczek

"Ana y la estrellita", de Werner Heiduczek

 Como en la adaptación del cuento de Andersen: “El soldadito de plomo”, presente en el libro Había una vez, la abuela entró en la habitación y salvó a los muñequitos del fuego. Bueno, en este caso, mi madre salvó a un libro: “Ana y la Estrellita”, de una inundación. Y me sorprendió cuando me lo mostró seco y salvo.

No podía creerlo. Después me dijo que los niños la descubrieron cuando iba a cometer el “horrendo crimen” de echarlo a la basura, y sus lágrimas y gritos la conmovieron. Entonces buscó varios medios para reparar el desastre de un libro calado por el agua; y lo puso al sol, separando sus páginas cada cierto tiempo. Quedó todo arrugadito, pero ahí está, vivito y coleando.

Su autor es el alemán Werner Heiduczek, la adaptación es de Mercedes Vich y las ilustraciones de Kart-Heinz Appelman. Es una edición de Gente Nueva, incluida en la colección Ya sé leer, del año 1977; impresa en la otrora República Democrática Alemana (RDA), cuyo original pertenece a la editora de libros para niños (Der Kinderbuchverlag) de Berlín.

Cuenta la historia de una niña: Ana, quien cada noche saluda a una estrellita desde la ventana de su cuarto y ella le responde abriendo y cerrando los ojos. Pero una madrugada, Ana se despierta y encuentra a la estrellita sobre su cama. Entonces comienza la aventura de devolverla al cosmos. Así, los pequeños lectores irán pasando por medios naturales (aves) y artificiales (aviones, cohetes) que viajan por el firmamento cada vez más rápido y a mayor altura. Hasta que la estrellita vuelve a su lugar. Cuando Ana le cuenta todo a su mamá a la mañana siguiente, esta le dice que fue sólo un sueño.

Pienso que este es otro libro que debería merecer alguna edición del recuerdo o alguna presencia museable en una de nuestras Ferias del Libro. Espero complacer con esta breve reseña, a Eva y a los demás amigos que visitan el blog, y que me han preguntado acerca de este tesoro de nuestra infancia. Pues aquí está para leerlo de nuevo, gracias al rescate de una amorosa abuela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: