José Martí y “La Edad de Oro” en la radio.

Martí en el pincel de Adigio Benítez

Martí en el pincel de Adigio Benítez

Hay quien dice que la obra de José Martí no puede ser versionada o llevada a otros medios; editada o recreada por el arte. Pues lo ven como un ícono o estatua inamovible, lejana y fría. Pero pienso que Martí fue también un gran creador, un artista, y por eso su obra puede ser apropiada y expuesta de distintas maneras. Incluso en la radio. Todo, con el respeto que merece, porque también fue un patriota y ofrendó su vida por Cuba.

Cuando hacía el guión del programa para niños: Una Historia Interesante, en Radio Enciclopedia, me propuse la adaptación de algunos escritos martianos a tal efecto. Pensé que sería inmensamente difícil la tarea, pues había que llevarlos a siete minutos de una emisión única, dado que la audiencia infantil no soporta bien una serie radial por capítulos (aunque la escuche cada mañana); y podía perderse el interés ante la avalancha de otras competencias desleales en ese horario, como es la imagen televisiva.

Martí, visto por Ernesto Rancaño.

Martí, visto por Ernesto Rancaño.

En este sentido trabajamos en los cuentos más conocidos de “La Edad de Oro”, como Nené Traviesa, La Muñeca Negra, Meñique, y también en poesías como Cada Uno a su Oficio, Los Dos Príncipes (donde la locutora Caridad Rodríguez hizo llorar a una asidua abuela que nos escuchaba en compañía de sus nietos), y Dos Milagros, según recuerdo. Los zapaticos de rosa hubo que adaptarlo en forma de prosa debido a su larga extensión, lo cual fue reconocido por una maestra como valioso recurso para sintetizar el argumento de una poesía, más recreada y profusa, dada en clase.

Martí, según Roberto Fabelo

Martí, según Roberto Fabelo

Así fue llevado Martí a nuestra radio; sin embargo, confieso que muchas de sus frases ocurrentes y oraciones certeras no fueron cambiadas, para no perder algunos efectos dramatúrgicos logrados en letra plana, así como su peculiar sentido del humor, a veces con tinte algo macabro, como la cortadera de orejas que se forma en Meñique, al incumplir los pretendientes el mandato real.

De sus narraciones históricas recuerdo haber utilizado bastante, de manera segmentada, el texto sobre la infancia de Músicos, poetas y pintores, así como sus descripciones de César y Napoleón, casi íntegras. Fueron relevantes la intencionalidad y expresividad de que gozó la locución de nuestras estrellas Cary, Yumié y Zady en este trabajo de equipo.

Nada, que con la obra martiana todo es posible en la radio: su excelente redacción y claridad de ideas hicieron posible programas hermosos, porque, como dijo el autor como portavoz del colectivo de su revista: “Para los niños trabajamos porque los niños son los que saben querer”. Y esa sinceridad, también en los medios masivos, ha estado de nuestro lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: