Círculos Infantiles en su aniversario 49

Reunión de pequeñuelos

Reunión de pequeñuelos

Cuando el Círculo no “baja”, es una verdadera tragedia para la familia, y en especial, para la madre trabajadora. En los últimos tiempos su escasez es de notar: muchas de las casas señoriales que servían para estos centros dedicados al cuidado de niños hasta los 6 años de vida, se han lastimado notablemente al paso del tiempo y con insuficiente mantenimiento, al punto de cerrar. Otras veces son las maestras las que escasean, las llamadas –y queridas y recordadas por muchos, adultos hoy incluso- “seños”. La paga  es otra de las razones para el cambio de estatus de algunas de estas mujeres, que prefieren cuidar menos niños en su propia casa y cobrar para sí mismas, a trasladarse en transporte público a horas pico y lidiar con un batallón de pequeños que exigen ternura, amor, disciplina, cuidado, enseñanza, dulzura, atención constante y mucha, pero mucha imaginación y otro tanto de buen humor.

Sin embargo, aún existen seños y círculos, y este viernes celebraron el aniversario 49 de su creación con una fiesta realizada con la colaboración de madres y padres que utilizan y agradecen esta posibilidad.

Los Círculos Infantiles fueron creados para facilitar la incorporación rápida al trabajo de las madres vinculadas al mismo. En los primeros tiempos estaban equipados con mudas de ropitas, toallas, jabones; pues se podía dejar a los pequeños a muy poco tiempo de nacidos. En esa época, no había una gran campaña por la lactancia materna ni la mujer tenía aún el derecho de faltar un año entero de su plaza sin riesgo de perderla, como ahora. Eran apenas tres meses a repartir entre los últimos días del embarazo, cosa bastante fortuita, y los primeros después del parto. Entones el Círculo Infantil pasaba a ser un segundo hogar para los hijos de madres trabajadoras.

En la actualidad sólo admiten niños a partir de un año de vida y que ya sepan caminar solos. Las instalaciones cuentan además con enfermeras y doctoras para atender a los pequeñines.  Allí aprenden canciones, juegos, pintan y dibujan, ven televisión didáctica y conocen los colores, los medios de transporte, las figuras geométricas, y otras nociones elementales. Algunos círculos infantiles contienen el grado prescolar.

Desde esta parte azul felicitamos a todas las seños de los círculos infantiles cubanos, porque a pesar de los pesares siguen teniendo “el corazón en medio del pecho”. Especialmente a las del Círculo Infantil “Elpidio Valdés”: seños como Ania, Yara, Cuca, y Carmen y Mabel, directora y subdirectora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: