“El Duende Pintor”, de Nersys Felipe Herrera.

"El duende pintor", de Nersys Felipe Herrera

"El duende pintor", de Nersys Felipe Herrera

 Con mucha frecuencia escuchamos en las entrevistas televisivas o radiales realizadas a personalidades consagradas en el arte, la frase: “es como un bichito que se mete dentro de ti y no te deja descansar”. Pues bien, esta es la idea exacta que sobre el arte y, en específico, la pintura, defiende Nersys Felipe Herrera en un libro elegido por nuestra sobrina Gabriela, a sus 7 años, para regalarlo a su amigo David en su cumpleaños, y cuyo título ilustra su tesis: “El Duende Pintor”. 

La autora proviene del medio radial, aunque no lo manifiesta en su manera de hacer dentro de la literatura: la narración es compleja, la descripción abigarrada, y hay un halo de poesía presente en todo el relato. 

Editado por Gente Nueva en su colección Tesoro, del 2006, el volumen acerca a las niñas y a los niños lectores al mundo de la creación artística y sus misterios; a través de un duende tan pequeño que vivía “en un soplo de brisa”, y al que le gusta colarse dentro de los pequeños “por su orejita izquierda, que es la que más le sabe al corazón”.  

Ilustrado festivamente con los colores que menciona la autora -por cierto: muy definidos dentro de la narración y en orgánica síntesis-, el libro capta inmediatamente la atención de los infantes y los lleva por el camino del origen de ese deslumbramiento que tiene lugar en el cerebro de los artistas ante los detalles del mundo que, para el resto de los mortales, pasan inadvertidos. 

Así, este duende “anaranjado y verde como una zanahoria”, experimenta a través de sus hospederos menudos los deseos de reflejar todos los matices y tonos del universo, dondequiera que los sorprenda; ya sea en los límites estrechos de un papel o en la amplitud de una acera del parque. 

Pero el hombrecillo no estará quieto dentro de una sola orejita, y cuando la lluvia borre sus pinturas, se mudará a otro niño, o a una niña, que le encantan por su sensibilidad. De esta manera la autora deja el final abierto para que cada niño o niña que lea, imagine que, cada vez que sienta deseos de pintar, estará susurrándole fantasías el duendecillo que habita en nuestras cabezas, pero al cual sólo los verdaderos artistas permiten expresarse. 

Original y sensible cuento para chiquillos originales y sensibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: