Manualidades: mi supercohete espacial de colores.

Cohetes de cartón dispuestos al despegue

Cohetes de cartón dispuestos al despegue

Para jugar en familia no hay más que tener deseos y sueños de construir fabulosos juguetes. Pueden participar ambos padres con los niños y hasta los abuelos y las abuelitas.  De esta forma se quieren y cuidan más los artefactos porducidos en casa y se aviva la imaginación infantil, que luego será muy necesaria para una vida plena en la adultez. También es una solución de bajo costo y alta inventiva, para que los más chicos disfruten de algo que pudo haber sido un lujo de plástico, pero así también resulta excelente para los buenos juegos.

En la escuela puede hacerse como Eduación Laboral o Plástica, pues no es tan difícil que cada niño consiga los materiales básicos y los lleve sin mucha dificultad. Además, pueden hacerlo solos, bajo la orientación de la maestra. Tampoco demora mucho. Luego podrían escogerse los mejores y plantar un cosmódromo en una esquina del aula.

Pero, bueno, sin más dilación, pongamos manos a la obra. Si hemos comprado papel para forrar los libros, al inicio del curso escolar, seguramente tendremos guardados los largos tubos donde aquel se enrollaba. Pues bien, llegó la hora de emplearlos en la fabricación de un cohete espacial, ideal para el juego de los niños, y por supuesto, también de las niñas. Necesitaremos además un pedazo de cartulina, tres tubos o rollos de papel sanitario, temperas o acrílico, de vivos colores; así como presilladora o grapadora, goma de pegar o cinta adhesiva transparente.

Materiales para construir el cohete

Materiales para construir el cohete

Primeramente pintaremos el tubo largo de cartón completamente, de un extremo a otro. Después pasaremos a cubrir las superficies de los tubos pequeños, puede ser de igual color o con otro matiz contrario. Por ejemplo, pueden emplearse el azul y el anaranjado, el verde y el rojo, o el amarillo y el violeta; para lograr un contraste máximo. Para los niños muy pequeños pueden escogerse colores más variados, digamos, pintar cada rollito de distinto color.

Luego de esperar al secado total de las piezas, pegaremos los tres rollitos alrededor de la base del tubo grande, en ángulos de 120 grados. Puede hacerse con goma de pegar, presillas o con cinta adhesiva transparente. Y ya está el cuerpo del cohete con las turbinas.
Tope del cohete
Tope del cohete

Ahora cortaremos un semicírculo de cartulina y lo pintaremos. Ya seco, lo pegamos o presillamos volteándolo por los extremos, de manera que forme un cono. Esta será la punta del cohete. En esta posición lo pegamos: en el extremo contrario a las turbinas.

Por último, dibujamos las ventanillas en los costados, con los marcos y tornillos. Para esto puede emplearse un plumón negro y luego rellenar con tempera de color blanco o amarillo: el interior del cohete está iluminado. Quizás sea divertido dibujar alguna carita asomada también, pero estos son detalles optativos.

Habrá que buscar un rinconcito de la casa para habilitarlo como cosmódromo y parquear allí las naves con cuidado.

Y ya están listos para irse al cosmos. En Cabo Cañaveral o en Baikonur. Nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, ¡despegue!

Anuncios

2 comentarios to “Manualidades: mi supercohete espacial de colores.”

  1. mary Says:

    aburriiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiido

  2. aburrido Says:

    no mams algo mas interesante eso esta fuera de onda y esta mas alto que ancho.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: