Más sobre trastornos del sueño en los niños.

Dormida

Dormida

Varias madres preocupadas insisten en el problema del sueño en los niños. Para esta ocasión, les ofrezco una tabla de sueño confeccionada por el Institute of Child Welfare de los Estados Unidos, que aparece en algún libro que me leí durante el embarazo y lo anoté. Sí sé que están en vigencia.

En todo caso, deberá consultar con el especialista apropiado (psicólogo, psiquiatra, neurólogo) si su hijo duerme siempre un 3 por ciento más del margen máximo de sueño, o un dos por ciento menos del mínimo, para saber si su comportamiento es normal.

Se tiene en cuenta dentro del promedio, tanto el horario nocturno como el diurno, es decir, las siestas en la casa, el Círculo Infantil o la escuela. Aquí se las dejo…..

Con menos de un mes, es decir, recién nacido, el bebé debe dormir de 20 a 22 horas diarias.

De un mes a seis meses, este promedio disminuye de 13 a 16 horas.

De seis meses al año de vida, el bebé dormirá de 12 a 15 horas al día.

De un año a tres, el niño pequeño puede dormir de 11 a 14 horas diarias.

Y de 3 a 5 años, un niño duerme de 11 a 13 horas al día.

A partir de esta edad, y con el régimen escolar, el sueño del niño debe oscilar alrededor de las diez horas diarias, lo cual no debe disminuir hasta la adultez, cuando el joven comience a dormir 8 y cuanto menos 6 horas diarias para mantener una buena salud.

Un exceso de sueño puede denotar estados de anemia, debilidad, infección, o algún problema hormonal, así como depresión infantil, ya sea por algún motivo justificado, evidente u oculto, o como estado patológico, es decir, enfermedad psíquica. De cualquier manera debe investigarse.

Causas de las irregularidades en el sueño pueden ser la presencia de problemas alérgicos, focos epilépticos, enfermedades infecciosas, o en caso de los mayorcitos, conflictos en la escuela, con maestros o compañeros, o en el hogar con los padres u otros familiares. En cualquier caso precede a la investigación un sencillo electroencefalograma. A partir del mismo se deducen las estrategias a seguir para la mejoría o cura de la falta o exceso de sueño o de los trastornos del mismo.

Un niño que no duerme bien NO ES un niño sano, aunque en la actualidad se esgriman absurdas teorías de colores, genialidades y energías. No sólo lo digo yo, simple mortal, sino médicos tan prestigiosos como el doctor Rafael Porúas Toll o la doctora María de la Concepción Galiano Ramírez, especialistas en distintas ramas de la medicina que tienen mucho que ver con nuestros amados infantes, futuro de la Humanidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: