Vocación de madre

Maternidad

Maternidad

Cuando algo en Cuba está muy mal, cuando aparecen situaciones difíciles o imposibles, las personas dicen: Eso está de madre.

Tenía un amigo viejo que me prohibía decir esa frase. A su juicio la maternidad era lo más hermoso y delicado que pueda existir en el mundo. Bien se ve que nunca había parido. Cosa que puede ser muy sencilla a veces pero otras muy riesgosa o dolorosa. 

Por otra parte, creo que para ser madre, como para todo en la vida, hay que tener vocación. Si no estás preparada para asumir un hijo las 24 horas del día los 365 días del año, sin derecho a vacaciones ni a licencias por problemas de salud, no lo tengas. Si vives sola con él y da noche mala porque está con fiebre, y tú te estás muriendo por una cefalea que te parte la cabeza en dos, vómitos y mareos incluidos, tienes que levantarte y calmar al bebito, y ver qué le pasa, y velar sobresaltada porque no esté sufriendo de una broncoaspiración por flema ni se haya enredado con el mosquitero ni lo haya picado un bicho. Eso no lo hace cualquiera. Ni madre ni padre, me corregirán varios buenos ejemplos de paternidad responsable que conozco. Pero volvamos de nuevo a la cuestión de las madres, que es su día. Nuestro día.

Te quiero mucho, mamita

Te quiero mucho, mamita

En Cuba aún se aplica la maternidad como un deber social. La mujer que no es madre aún es mal mirada. Así, algunas mujeres que no sienten el deseo de maternidad, el cual puede ser tan vehemente como cualquier otro deseo (el de hambre o el sexual, por ejemplo) se dedican a procrear para luego maltratar o abandonar a sus hijos.

Cosa similar sucede a la hora de dar a luz, cuando se evidencia el ¨hembrismo¨. Así le digo yo a las que piensan aún que tienen que parir aunque se revienten, y se niegan a la cesárea. Una cesárea aun puede ser un trauma en Cuba para muchas. Escuchamos a las ancianazas de prole numerosa jactarse a voz en cuello: Yo parí a todos mis hijos, y tuve diecisiete.  Nunca dicen si alguno tuvo dificultades cerebrales por problemas del parto, solo vale su capacidad como hembra. Desde ese punto de vista, claro. Como si en vez de mujer fuera una vaca o una yegua. Pues gracias a la ciencia médica existen numerosos procedimientos para ayudar y hasta salvar las vidas de mujer e hijo cuando la cosa se pone de madre, durante el trabajo de parto. Por eso hay que estar conscientes que no vamos a alardear al salón sino a lograr un hijo lo más sano posible, sin importar el método de salida de nuestro interior. Eso es lo único que vale. En ello juega un papel importante la inteligencia, el nivel cultural y sobre todo, la vocación de madre de la mujer en cuestión, pues es obvio que lo importante es el hijo y su salud, no tu capacidad de dilatación ni tu fuerza bruta para expulsarlo de tu interior. Aunque sea increíble, muchas mujeres, incluso universitarias, se sienten menos por haber dado a luz por cesárea. Y otras se sienten más por haber tenido un parto lleno de amargas aventuras, al dilatar su presentación en el hospital, al ser insensata ante la salud y la vida de su hijo. Al verlo como un reto personal y no como la inmensa responsabilidad que acaba de contraer con esa personita, a la cual se debe desde el momento mismo de su concepción. Porque nadie pide venir al mundo, las madres los traemos.

Una madre satisfecha que peina canas, se siente feliz al llegar la menopausia. No constituye otro trauma ni está de nervios porque piensa que dejará de ser mujer. No depende de su ciclo hormonal envejecido el considerarse más o menos mujer o madre. Es cuestión lógica de la vida. Y doblemente madre, se vuelca hacia sus nietos contenta de haber vivido de esa manera, de haber sido una buena madre cuando quiso serlo, aunque haya tenido uno solo y por cesárea. No hay complejos. Mucho menos de culpa. Es una madre entera. Tanto o más como la ancianaza de los 17 hijos, que quizás no vive con ninguno ni le dieron nietos, o murió más de la mitad de enfermedades, como sucedía antes de aparecer el genial Flemming con su penicilina.

Vivan las madres, jóvenes y viejas, las capaces de todo en medio de este mundo, que sigue siendo y estando de madre.

Anuncios

Una respuesta to “Vocación de madre”

  1. Zenia Says:

    Felicitaciones en tan hermoso día. Este es un blog para la familia. Bonito e instructivo.
    Un abrazo,
    Zenia


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: