Manualidades: Mi Castillito de Cartón

Castillito de Cartón

Castillito de Cartón

Después de visitar los monumentos de La Habana Vieja, era lógico que sucediera: los pequeños príncipes de la casa, impresionados, me pidieron una fortaleza como aquellas para jugar. La inspiración venía de muy cerca, y con un poco de imaginación puse manos a la obra.

Pues si los niños piden un castillo para combinar con soldaditos de plástico o algunas muñecas de pequeña estatura, podemos hacerles este trabajito que es bastante fácil, y si se embullan y aprenden, hasta ellos mismos lo lograrán hacer solos. Por lo que también es una buena sugerencia para incluir en los trabajos manuales de la escuela.

 

Toma cuatro cajitas vacías de medicinas, de esas donde dentro vienen dos tiras de a diez pastillas. También necesitas cuatro rollitos de cartón del centro del papel sanitario y cuatro tapas de los pomos pequeños de desodorante, si son de colores, mejor.

Torres

Torres

Forras las cajas de medicinas envolviéndolas en papel de color, por las caras más anchas, no por los extremos; éstos no se verán al final. Pegas el papel de color, bien cernido a la cajita, en el extremo. Ya forradas, recortas cuadraditos de un papel más oscuro o más claro, para que haga contraste: esas serán las ventanas. Uno más grande será la puerta. También puedes hacerla abriéndola en la cajita pero siendo tan pequeña significará un esfuerzo mayor para algo que puede suplir perfectamente la imaginación infantil. No se trata de entrar en el castillo, sino de usarlo para imaginar.

 

 

 

 Ya tenemos los paneles laterales con ventanas y un portón. Ahora vamos a las torres.

Tomas los rollitos de papel sanitario y les abres a 90 grados y desde un solo extremo, que será la base, dos rectángulos donde quepan apretados los extremos de los paneles; es decir, de las cajas de medicina forradas y pegadas de ventanas. Es preferible que queden estrechos a que resulten anchos; porque la presión será lo único que mantendrá el castillo unido; aunque si se quiere, se puede reforzar con goma de pegar. Sobre los rollitos de papel sanitario, que pueden forrarse o no, debido a su color natural gris piedra (propio del bagazo de caña con que están hechos) se pegan más ventanas. En el extremo superior se incrustan las tapas de desodorante: esas son los techos de las torrecillas.

Vista general

Vista general

Para más detalles pueden adornarse con banderitas hechas de papel o tela, enrollados y pegados a palillos de chambelonas o Chupa Chups. Incluso banderas piratas o de cualquier país, o sencillamente con diseños fantasiosos de países inexistentes.

 

Finalmente se arma el castillo en forma cuadrada, quedando el centro como patio. Ahora pueden jugar los niños. ¡Y las niñas, por supuesto!

Anuncios

3 comentarios to “Manualidades: Mi Castillito de Cartón”

  1. sara Says:

    un buen trabajo…

  2. lucero Says:

    falta video .


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: