Parques infantiles, necesidad imperiosa de la infancia.

Jugando fútbol en el parque.

Jugando fútbol en el parque.

-Llévame al parque, anda….. Es la más clásica petición de un infante citadino. Pues el parque es la necesidad más perentoria de las edades tempranas de la vida, porque permite relacionarse, expansionarse, ejercitarse, socializarse, compartir, jugar, soñar, en fin, desarrollarse como niños que son. En Cuba existen varios notorios parques para niños; en cada barrio hay uno, solo que no siempre poseen la calidad y cuidado que amerita este tipo de instalación. No hablamos del otrora (preferido siempre por la generación de quien escribe), Parque Lenin, por la diversidad de instalaciones, por el sano ambiente y opciones de acampada que permitía; devenido hoy La Edad de Oro. Ni del antiguo Coney Island, rebautizado como La Isla del Coco, en honor a ciertas caricaturas preferidas por los cubanitos modernos, y remodelado gracias a la ayuda de la República Popular de China. Los precios actuales de estas instalaciones (3 pesos por niño y 6 por adulto para cada vuelta de aparato, cuando antes oscilaban de 50 centavos a un peso) exceden la posibilidad de desembolso de padres que trabajan en empleos estatales por un pago mensual (el cual, si bien ha aumentado algo, no ha sido multiplicado por 6, como los tíckets del parque), así que muchos niños no han ido o no los conocen, aunque vivan cerca de ellos. En pocas vueltas en familia se va medio salario o más, si se incluyen las meriendas y el transporte. Hay que ahorrar bastante para lanzarse a dicha colosal aventura.

Parque de Calzada y F

Parque de Calzada y F

Mas no es esta la preocupación de muchas madres y padres que optan por opciones más baratas o sencillas. Se trata del cuidado de las instalaciones, no solo por quienes las utilizan a diario sino por las instituciones que de ellas se encargan. En el precioso parque de Calzada y F, muy visitado por amigos del Cerro, Diez de Octubre, Centro Habana y del propio municipio Plaza, los vientos huracanados de las pasadas temporadas ciclónicas secaron completamente los árboles que protegían del sol violentísimo al lado de los bancos. Habían quedado como simples adornos, estilo “naturaleza muerta”, plantados firmemente en su terreno de arena gruesa; y si bien no cumplían enteramente su función, ofrecían una sombra humilde y escasa ante la fatiga de una sesión de “parque con niños”. Es la propia guardaparque de este maravilloso sitio quien pide “agua por señas”.

-Cortaron los árboles y se los llevaron, ahí quedan los muñones para encaramarse los niños, pero los padres sudan la gota gorda, y yo he tenido que traer sombrilla desde la casa cuando trabajo, porque no tengo dónde guarecerme.

La sombra del edificio cercano apenas es disfrutable bien entrada la tarde. Las mañanas son heroicas. Sobre todo si es verano, la excursión se transforma en un verdadero sacrificio para los progenitores.

Otro tanto ocurre con el tan visitado Jalisco Park, en la céntrica avenida 23 del Vedado, conocido por la famosa canción del trovador cubano Carlos Varela. Tras un breve renacer ha vuelto a la recaída, es difícil explicar causas, y nuevamente quienes primero protestan son los propios trabajadores de la instalación, amables siempre, siempre dispuestos a ayudar a los chicos a subirse o apearse de los caballitos, las lanchitas de Playa Girón o los aviones. De la estrella y la montaña rusa mejor ni hablar, yacen en sus lugares de siempre como monumentos de un pasado infantil glorioso, cuando el Jalisco de nuestra niñez giraba lleno de luces hasta ya entrada la noche. Testigo he sido de que, cuando los aparatos se traban, son los propios empleados quienes realizan una esforzada faena para volver a ponerlos en funciones, ante la mirada suplicante de los pequeñines.

-Tenemos una brigada de mantenimiento, pero lo que necesitan estos aparatos ya no es mantenimiento, ya casi hay que hacerlos nuevos.- comenta un trabajador de Jalisco.

 -Un parque infantil es siempre rentable por muy bajos que sean los precios de la entrada y aparatos. Nada más ver la demanda, se sabe que se pagan solos. – nos dice un italiano sabichoso, de visita con su hijita y su esposa cubana.

En el parque con abuelo

En el parque con abuelo

Asombra cómo en ciudades del interior habanero, como Bejucal, Madruga, Jaruco, se encuentran soluciones rápidas aprovechando los parques para dar vueltas a los chicos en un carromato halado por una chiva, un improvisado trencito de autos pequeños, o carritos que se mueven eléctricamente por algunos minutos al pago de un peso. No soy contadora, pero sería muy favorable pensar en esta opción, la más sana a mi modesto entender, que tiene un niño de hoy en medio de tanto entretenimiento pernicioso para la visión y la inteligencia, pegado a las pantallas de computadoras y televisores, robotizado con laberintos y luchas de hatari. Sol, aire puro, trinos de pájaros y mucha fantasía, es lo que necesitan los infantes. Como la que gozan al disfrutar los últimos relinchos de los corcelitos de Jalisco, imaginados en plena campiña mambisa a todo galope mientras cantan una conocida canción de Silvio

-Para Elpidio Valdés, patriota sin igual….

Anuncios

Una respuesta to “Parques infantiles, necesidad imperiosa de la infancia.”

  1. nueve Says:

    Hola!
    Si os parece os dejo una web bastante interesante sobre parques infantiles.
    Temas como columpios, muelles, balancines, toboganes etc… se pueden encontrar en la web con fotos incluidas para ver como son. La verdad es que tiene muy buena pinta. En mi comunidad ibamos a instalar un parque infantil de este tipo y nos ha ayudado mucho a elegir y a decidir sobre temas de seguridad etc…
    Un saludo y hasta pronto!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: