Niños títeres.

teatro Adriana se casó muy joven, a unos saludables 18 años. El esposo era mucho mayor, y pronto la muchacha quedó embarazada. Una preciosa niña vino a alegrar el hogar que ella compartía con sus suegros. Solangel fue bastante sana, no obstante le dio la conocida “guerra” de las alergias, los catarros, los vómitos y diarreas que cualquier infante da por temporadas. También Adriana tuvo que ocuparse de su suegro, a quien aquejaba la dolencia de un extraño cáncer estacionario. No era solo la cocina, donde debía ayudar a su suegra, una anciana ya, pues el hombre con quien se casó Adriana, además de ser hijo único, era “hijo de viejos”, como se le dice a quien sus padres lo tuvieron bien pasaditos los 30. También limpiaba la casa y lavaba, hacía mandados, y todo lo demás que apareciera.

El esposo salió un Don Juan, sobre todo ahora que estaba el bebé y ella siempre se cansaba, además de que tenía varias condiciones materiales garantizadas que atraían a las jóvenes en busca de una relación de pareja cuya base fuera la comodidad y no el amor, bastante común en los últimos tiempos. Y Adriana, como toda mujer casada, sabía de todas las correrías de su pareja y mucho más. Pero no tenía adónde irse con la hijita.

Soportó pacientemente hasta que su suegro falleció. Después dio por terminada la relación y logró una vivienda por su trabajo (sí, encima trabajaba en un centro laboral, ocho horas completas). Dicha separación fue todo un escándalo, pues el Don Juan negaba constantemente sus traiciones. Al final, tras firmar el divorcio, se puso a vivir con la amante de turno, convirtiéndola en la madrastra de su hija.

Ahora entre los tres se dedicaban a poner en contra de la madre a la niña, cada vez que Adriana la enviaba, desprejuiciadamente, a pasar el día con ellos: aunque hace meses que la separación se hizo legal, ellos ven mal que la joven madre haya decidido tener una nueva pareja. 

Dibujo de mariposas
Dibujo de mariposas

Sabiamente Adriana está tratando a su hija con una sicóloga, quien le ayuda a levantar el ánimo y a maniobrar ante tantas fuerzas adversas. Solangel tiene siete años y aún se orina en la cama, síntoma de depresión infantil, llamado Enuresis. La sicóloga le ha indicado un tratamiento con Imipramina, comenzando por un cuarto la primera semana, media tableta la segunda, llevándolo a tres cuartos como dosis de mantenimiento, a las nueve de la noche, antes de dormir. Debe despertar a la niña cada noche a la hora y media de haberse dormido, para que vaya sola al baño y vuelva a la cama. También debe disminuir la cantidad de líquidos ingeridos después de las seis de la tarde.

Ya lleva dos meses de tratamiento. Las mejorías son considerables. Ya la niña no se orina y si tiene ganas se despierta y ella misma va al servicio. Sus dibujos, que antes era realizados con colores fríos y tonalidades neutras (grises, negros, violetas, morados, marrones) han pasado a ser rojos, naranjas, azules, verdes y rosados. Las expresiones de los rostros de las muñecas que dibuja han variado de ceños fruncidos y comisuras jorobadas hacia abajo, a sonrisas y cejas arqueadas

Adriana no puede estar más feliz.

Sobre todo ahora que, para colmos de su felicidad, ¡la madrastra de Solangel está embarazada de mellizos!

Imagino que hay muchas Adrianas en el mundo, aún en peores situaciones que mi amiga. Espero y deseo para ellas y sus hijos, la eliminación plena de ese constante estrés y esa rabia materna que da el saber que se utiliza a un niño, especialmente al hijo propio, como títere de intereses egoístas y prejuiciosos de personas adultas, quienes por su misma madurez, deberían evitar tales confrontaciones por el bien de los pequeños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: