Vacaciones en las playas de Cuba

Todos los sábados o domingos salen bien temprano los mismos ómnibus que llevan los días entre semana a los trabajadores a sus centros. ¿Y a dónde se dirigen?
Pues… ¡A la playa!
Las playas del este de La Habana son las mejores de toda la capital: poseen un vasto terreno arenoso, aguas claras y opciones itinerantes de alimentación. Ideal para llevar a nuestros infantes para una mejor salud con suave brisa y corrientes marinas.
Allá van las guaguas del Banco Nacional, Crédito y Comercio, Ministerio del Transporte y otros centros laborales, llevando a sus trabajadores y las respectivas familias a refrescar del duro bregar diario, de 8 de la mañana a 4 de la tarde. El viaje no cuesta nada, y si es con merienda, son cinco pesos por sándwich y refresco.


Los vendedores ambulantes pululan en la arena: paleticas de helado, bocaditos de pasta, de queso y de jamonada, refrescos, tamales. Pero para precaver y gastar menos, podemos trasladar nuestros propios alimentos, sobre todo agua potable fría, fundamental, necesaria y ausente de las opciones.
Las sombrillas de colores florecen a lo largo de la orilla de la playa, otorgando una pincelada de belleza al paisaje, y los niños se encargan de alegrar con sus bulliciosas voces y vivaces juguetes.
Podemos empinar papalotes chinos, nadar con nuestro perro, construir hermosos castillos de arena, si soñamos ser arquitectos e ingenieros y disponemos de un buen juego de cubos plásticos de disímiles tamaños.
Hasta los bebés se satisfacen dentro de sus protectores salvavidas de goma.
Cada fin de semana nos encontraremos con el sol y el mar para alegrarnos una vez más de vivir en un archipiélago, donde las playas nos reciben como tesoros al alcance de la mano, ya sea en bicicleta, en moto, en auto o en transporte público, el cual siempre puede y debe mejorarse para estos días de verano.
Y quienes más disfrutamos, recordemos el cuidado del ambiente; a no dejar abandonadas latas de refresco, cerveza, o compotas; a no tirar envolturas de galletas ni de helado, mucho menos botellas rotas que puedan causar un accidente grave, sobre todo en los más chicos. Preservemos la salud de la naturaleza, a fin de cuentas es nuestra propia salud.

Para esto también es imprescindible el uso de protectores solares, insistimos fundamentalmente en las personas de piel más blanca, porque son las más propensas a quemaduras por el imponente sol del mediodía. Un buen pulóver blanco con mangas y el amparo de una sombrilla son ideales para el horario vespertino de 12 a 3, cuando se resiente la arena bajo el brillo del astro rey.
Bueno, solo falta la trusa y…
¡Nos vemos en la playa!

 

Anuncios

Una respuesta to “Vacaciones en las playas de Cuba”

  1. Anastácio Soberbo Says:

    Hola, me encanta el blog.
    Lo siento no escribir más, pero mi español es malo escrito.
    Un abrazo de Portugal


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: